MóvilesTecnología

Introducción al mundo de la realidad virtual

El fenómeno de la realidad virtual va ganando terreno a pasos de gigante. Las grandes compañías tecnológicas, como Oculus, Microsoft, Samsung, Huawei o Google ya han desarrollado y comercializado varios dispositivos que prometen cambiar la experiencia de uso de nuestros dispositivos.

Las gafas de realidad virtual, son un gadget que sirve para generar una realidad simulada -pero totalmente envolvente- para los ojos del que las lleva puestas. Es decir, la sensación que puede producirte es que te encuentras metido de lleno dentro de una película, videojuego, etc.

Y tu dirás: ¿cómo funciona este aparato?

Aunque no llevan demasiado tiempo en el mercado ya hay bastante variedad de gafas de realidad virtual para reproducción de imágenes en modo Realidad Aumentada y Realidad Virtual. Todos no se usan de la misma manera pero tienen en común el hecho de que todos ellos se colocan justo delante de los ojos, para visualizar la pantalla a pocos centímetros de ellos.

Tipos de gafas de realidad virtual

Si hablamos del modo de proyección de las imágenes, existen dos tipos de gafas: monoculares y binoculares.

El nombre deja pocas dudas: las gafas monoculares solo reproducen información en un ojo. Es decir, hacemos la lectura de la imagen tal y como estamos acostumbrados. El paso adelante son las gafas binoculares, donde la información se muestra en ambos ojos. Lo que ves se proyecta de manera duplicada, pero para que los ojos puedan establecer la unión y crear una única imagen –tridimensional- consiguiendo el efecto envolvente.

gafas de realidad virtual binoculares

En cuanto al modo de proyectar la realidad, la división está entre las gafas de realidad virtual y las de realidad aumentada.

La realidad virtual te sumerge en un mundo artificial, mientras que la realidad aumentada te proporcionará información del entorno en el que te encuentres, pero con la posibilidad de ampliar esta información. Por ejemplo, mirando al cielo puedes obtener información acerca del tiempo que hará durante el día en el sitio donde te encuentras.

Por último, en cuanto al modo de uso, nos encontramos a los aparatos que no tienen procesador, las carcasas de realidad virtual y las gafas de realidad virtual que son totalmente autónomas.

Los aparatos que no tienen procesador necesitan estar conectados a un ordenador para poder recibir información y funcionar. De este tipo son, por ejemplo, las Oculus Rift, compuestas por una pantalla y un montón de sensores.

Las carcasas de realidad virtual, por otra parte, están diseñadas para conectarse a tu Smartphone –en caso de que este sea compatible- y ser utilizadas como pantallas. Es el caso de Samsung y sus Gear VR.

Y la creme de la creme son las gafas de realidad virtual autónomas. Son las gafas más completas del mercado. No necesitan de elementos externos para funcionar. Incluyen monitor, procesador y carcasa. Un ejemplo son las Microsoft Hololens.

Gafas de realidad virtual Microsoft

En ion mobile pensamos que las gafas de realidad virtual son una opción tecnológica muy interesante, que va a marcar un antes y un después respecto a la forma que tenemos de relacionarnos con el entorno digital.