CuriosidadesTrucos y consejos

Tu móvil también sufre el frío. ¡Cuídalo!

Nuestro teléfono móvil se ha convertido en un imprescindible del día a día. Tanto es así que si se nos olvida en casa, nos pasamos el rato palpando el bolsillo, por la inercia que tenemos de mirarlo a cada momento. Si eres de esas personas que se pasan el día con el móvil pegado a las manos, ¡cuidado!

Estamos atravesando unos días especialmente fríos. Hasta nieva donde hacía años que no había caído un copo. Con estas temperaturas tan bajas, nosotros no somos los únicos que nos resentimos. En ion mobile te vamos a dejar recogidos unos cuantos consejos para proteger bien el teléfono móvil.

Generalmente, nuestros teléfonos móviles están pensados para funcionar correctamente en un rango de temperaturas de 0ºC a 45ºC. Si el aparato queda expuesto a temperaturas muy frías, pueden dañarse componentes internos, como puede ser la batería. Esto sucede porque los procesadores del teléfono móvil generan  calor al ponerse en funcionamiento. Si la temperatura del entorno es muy fría, el contraste que se genera entre ambas, puede generar fallos de funcionamiento (como que el dispositivo se apague o que la batería se acabe antes) e incluso vaho.

Consejos para proteger tu móvil del frío

¿Que puedes hacer para proteger tu móvil del frío?

La mejor protección que puedes dar a tu móvil es el bolsillo. El cuerpo desprende calor, de manera que si tu smartphone está cerquita, no se enfriará tanto. Así que, si dejas Whatsapp un poco de lado mientras caminas por la calle, mejor que mejor.

Deja los selfies para otro momento. Si empiezas a hacerte autofotos con el móvil, ten en cuenta que a bajas temperaturas el terminal queda muy expuesto.

Caliéntalo entre las manos antes de ponerlo en funcionamiento. En unos segundos habrá perdido el frío acumulado de tenerlo en el bolso o en la chaqueta.

No dejes tu móvil en el coche. Es poco probable que dejes tu teléfono olvidado en el coche, pero si vas a hacer una compra rápida o algo que te va a llevar poco tiempo, sí es más frecuente. Con este frío, ¡llévalo contigo!

A la hora de cargarlo, intenta hacerlo en un lugar con buena temperatura. Si llevas siempre encima una powerbank, no es buena idea usarla mientras estás a la intemperie.

Y si tienes pensado ir a la nieve, ficha una buena funda. De esas gorditas, impermeables, térmicas, aislantes, reflectantes… (y lo más difícil: bonita).